TV3 cumple 25 años

10 septiembre, 2008

La que es probablemente mejor televisión pública de España cumplirá entre hoy y mañana 25 años de historia. TV3, la autonómica de Cataluña y una de las cadenas más identificativas (a pesar de su descenso en audiencia en los últimos meses que la deja en mala situación) nació con la intención de difundir el catalán y normalizarlo, pero ha logrado algo más que eso: hacer una cadena y programación de la que nos podamos sentir orgullosos todos, tanto los que pueden ver sus canales como los que solo podemos seguir el satélite (también un gran canal, por cierto). Yo, que soy de Madrid, me encantaría tener una tele así.

A TV3 habría que agradecerle varias cosas por su contribución a la televisión de aquí. Personalmente recuerdo estas:

* Los programas de humor: Actualmente podemos ver dos buenos exponentes, Alguna Pregunta Mes (el mejor zapping actual) y Polònia (muestra de que el humor catalán no siempre hace gracia a todos, ¿recuerdan Mire Usté?) pero también han tenido varios programas como el de Alfonso Arús (Força Barça), Malalts de Tele, Una Altra Cosa como plataforma de Buenafuente a la televisión nacional… y no olvidemos a Tricicle o La Trinca.

* Introducir el anime en España de forma masiva: Si, salvo Marco, Heidi, Mazinguer Z y más series sueltas, había poco anime en España. TV3 logró cambiar todo esto a partir de los años 80/90, cuando comprar series japonesas resultaba más barato y podías conseguir que los niños aprendiesen catalán. Los máximos exponentes de todo esto son dos series de Akira Toriyama: Bola de Drac (Bola de Dragón, que en Telemadrid también fue un exitazo) y Dr. Slump, posiblemente una de las mejores series cómicas que me he podido tragar. Telecinco introdujo el negocio a nivel nacional gracias al catálogo de Mediaset, pero la prueba de que funcionaba ya estaba hecha.

* El buen late-night: De estos recuerdo, que haya podido ver alguna vez, La Cosa Nostra del mejor Buenafuente que se haya podido ver (Una Altra Cosa también fue genial, pero ya no era late) y Set de Nit. Luego ha habido otros como ese que hizo Manel Fuentes, pero en general han solido apostar por esa franja. También podemos meter ahí, aunque totalmente diferente a los mencionados, La nit al día. Ya podía aprender el despojo de Hermann Tertsch a hacer un informativo de verdad como hizo Mònica Terribas.

* Imagen corporativa: puede parecer una chorrada, pero en esto también se distingue un buen canal. Los logotipos y sus cortinillas también transmiten una imagen de profesionalidad que personalmente no logro encontrar en la nueva imagen de Telecinco, por ejemplo.

* Ser cantera. Tanto de profesionales (Angels Barceló, Carles Francino, Buenafuente, Santi Millán, Javier Sardá…) como de formatos (concursos, late-night, informativos como 30 Minuts) para el resto del país.

Me dejo muchas, pero eso es bueno. Porque cada uno tiene la suya, y Televisió de Catalunya ha sabido aportar y seguir aportando calidad a la televisión. Y marcado para bien a cualquiera que la haya podido ver, a pesar de toda la mierda que hayan intentado tirar contra ella. Felicitats TV3.

PD: No voy a poner la canción del 25 Aniversario, prefiero esta con la que me rio cada vez que la oigo.


Españolear

4 julio, 2008

Estaba pensando sobre ese chiste llamado “Manifiesto de la Lengua Española” y me acordé de una conversación que tuve con un conocido mío el lunes, tras la resaca de la victoria española.

En concreto, la conversación giró en torno a una tontería que a él le molestó: que Sergio Ramos llevase la bandera de su Comunidad Autónoma (Andalucía) durante las celebraciones de la Eurocopa. La conversación fue más o menos así:

Él: No puede ser que el gilipollas del Ramos se ponga con la bandera de otro sitio a hacer el moña, una bandera que no es española…
Yo: Ah, es que Andalucía es un Estado de Alemania y yo no me he enterado?
Él: …pues no, joder. Pero esto es España y hay que llevar la de España y punto. Y si llega a ser la catalana lo crujo.

Ridículo, ¿verdad? Si hay gente que se ponga así por una tontería como que una persona esté orgullosa de su Comunidad, ahora podrán comprender por qué 90.000 personas han firmado un manifiesto por la defensa de la lengua española cuando 1) no conocen para nada la realidad de Cataluña o de una escuela catalana, y 2) no se han leído el manifiesto. Esto es algo más normal, los españoles somos expertos en firmar algo con tan solo leer el titular y sin ver las condiciones del contrato. No hay más que ver las hipotecas contratadas en este país.


Banda sonora oficial del Manifiesto

El manifiesto en defensa de una lengua que en absoluto está amenazada (curiosa paradoja) está promovido por “intelectuales” (de los que por cierto, se van retirando ya algunos al ver en el circo que se ha convertido esto) y esponsorizado por “El Mundo”, diario que quiere afianzarse como referente de la derecha española y que necesita de estas cosas para intentar volver a tener una buena imagen entre la población y, ya de paso, que la gente se olvide de sus cagadas defendiendo tesis conspiranoicas del 11-M. Es decir, aprovecharse del trabajo de los demás para convertirlo en tu bandera personal por una cruzada inexistente.

Desde luego, “El Mundo” antes que periodistas son gente que pilota de marketing, y no han podido elegir mejor momento para lanzar el chistoso manifiesto que en el momento que los ánimos patrióticos están más exacerbados: el pase a cuartos de España. Y ya con la Eurocopa en casa, no te quiero ni contar. La publicidad que se dan es buena para su público objetivo, ya que intentan mostrarse como  parte de la sociedad civil  (aunque en verdad no lo sea) y, realmente, quieren afianzar sus ventas o su buena imagen ante un público 100% ehpañió. Además, consiguen generar sentimientos entre la gente que lo firma: el primero es sentirse más nacional que nadie, y el segundo es creerse inteligente, ya que otro de los argumentos esgrimidos es que hay intelectuales firmándolo. A pesar de que el único libro que muchos firmantes leen es la Guía Marca y creen que Miguel Delibes ya murió hace 5 años.

Más o menos como la persona de la conversación que cité antes. Firmar como borregos, a pesar de desconocer por completo la realidad no ya de Cataluña, sino del propio país que dicen defender. Hay más un trasfondo de odio contra una comunidad concreta que una defensa real.

Artículos relacionados:
Un manifiesto nacionalista (Diario Público)
Opinión en el blog If there is something