¿Cómo mides la calidad de un debate en televisión?

4 febrero, 2009

Además de los contertulios o los temas tratados, está un hecho bastante importante que todos podemos apreciar a primera vista en televisión.

El público. Un buen debate sobre política NUNCA tendrá público en la sala. Ayer estuve viendo el programa de Buruaga en Telemadrid, “Madrid Opina”. Normalmente lo hacen en plató, pero en esta ocasión acudieron a la ciudad de Alcobendas invitados por su alcalde (pepero y no muy de tener un discurso propio). También acudieron contertulios como Juan Manuel de Prada o Fernando Sánchez Dragó, miembros del “Superficial y Pedante on tour”, y alguno de relleno izquierdoso al que Buruaga le suelta alguna puyita antes de formular las preguntas.

Es la última vez que veo un debate en el que la opción mayoritaria, el discursito del alcalde o los discursos ultrademagógicos de los contertuliuos son aplaudidos por el público de forma borreguil. Realmente no pueden defenderse los debates como un “síntoma de pluralidad” si los debatientes son del mismo signo o si el público condiciona lo que tiene que pensar el espectador a modo de aprobación, aunque no sepan ni que coño hacen porque se guian en base a los regidores. Por ejemplo, gilipolleces en plan “Educación para la Ciudadanía es un plan de ZP para dominar el mundo y blablabla” eran aplaudidas.

Y lo mismo es aplicable a otros pseudo-programas como La Noria o similares. Aunque no siempre es aplicable a todos los programas, porque “El gato al agua” no tiene público y da risa igual.

¿Cuál fue mejor debate en la historia de la televisión, “La Clave” o “Moros y cristianos”? Ahí teneis la respuesta.


Paradojas: hoy, Telemadrid

3 septiembre, 2008

Como ya llevaba varias escritas, inauguro la sección “Paradojas”. Esta es bastante curiosa y merece la pena.

Resulta que hace un año Telemadrid demandó a TVE y su programa “España Directo” por plagio, a pesar de que sus dos creadores se habían ido a La1 (es decir, la propiedad intelectual) y llegó a poner el programa de la cadena nacional en un brete, al dictaminar un juzgado su no-emisión en defensa de Telemadrid. Finalmente, España Directo pudo verse en la Comunidad debido a que las dos públicas firmaron un acuerdo de colaboración, cediéndole TVE los derechos del Real Madrid en la Euroliga a la cadena madrileña.

Ahora Madrid Directo va a iniciar un periodo de renovación en el que abandonarán el periodismo denuncia (no vaya a ser que moleste) para realizar un magacín con destacada presencia del periodismo del corazón y doble presentación de chico y chica, en el que también tendrán cabida las noticias chorra. Y por supuesto, un tono más sensacionalista.

¿Demandará Telecinco a Telemadrid ahora por plagio de Está Pasando? Realmente sería lo suyo.

Y ahora comprenderán el por qué de la marcha
de Inmaculada Galván a TVE.


En verano no hay tantas noticias

10 julio, 2008

Los periódicos se toman vacaciones, los becarios hacen sus pinitos, y las cosas no adquieren tanta importancia. Sin embargo, ha habido un cambio. Si hace 10 años se hacían noticias sobre como funcionaba una central lechera o un zoo, actualmente vemos que algunos periódicos o televisiones intentaban abanderarse en cruzadas para lograr más ventas y beneficios económicos, a la vez que poder. Ya lo vimos con el patrocinio del manifiesto por la lengua española, y ahora lo vemos con una medida judicial como la del 11M que absuelve a los peritos por un delito que no cometieron.

Telemadrid (quien si no) dio la noticia el otro día inculpando a los inocentes, y achacando de forma velada fallos en el proceso judicial intencionados, junto con testimonios con tanta validez como un euromortadelo. No es la primera vez que se inventan una noticia, pero en este caso ha recibido una respuesta de apoyo por parte de otros medios de comunicación. En prensa, El Mundo (quien si no, también) ha publicado hoy en primera página informaciones que intentaban culpabilizar de nuevo, con este titular:

Los ‘policías honestos’ de Rubalcaba cometieron falta grave según la Ley

Queremos de saber

Demócrata de toda la vida en pleno momento “I want to believe

Curiosamente, la ley que los ha absuelto para El Mundo puede ser reinterpretada mil veces según su conveniencia. ¿Quien va a saber más de leyes, un juez o un periodista con dificultades para con el lenguaje legal? Para que vas a decir que tal vez la hayas cagado culpabilizando a la gente de un delito que no han cometido. No sería la primera vez que les sucede esto con el 11M. Hace varios meses, ambos medios de comunicación tuvieron que indemnizar a un inmigrante al que acusaron sin pruebas de haber participado en el 11M a pesar de que la única relación que tenía con los islamistas era la nacionalidad. Básicamente, es como si a tí que lees esto o a mi nos acusan de haber matado a alguien solo porque no sabías con qué coño ibas a rellenar una noticia de la que no se puede sacar nada más… a no ser que te la inventes. Por supuesto, Telemadrid y El Mundo recurrieron a pesar de reconocer que el marroquí tenía razón y que falsearon la realidad. Es de tener la jeta de hormigón armado.

Que gran periodismo el que se hace en este país, ¿verdad? Menos mal que este tipo de gente también queda en evidencia a los ojos de los demás.


Telemadrid en huelga

26 junio, 2008

Telemadrid estuvo el 24 en huelga, y eso se notó. Los pájaros cantaban, la gente estaba despreocupada (algo normal, la cadena ha perdido audiencia cada año) y en general la opinión sobre este paro ha sido buena, aunque algunos medios como LsD te la intenten vender como “un parón estalinista”. Un 2% de audiencia fue el share de la cadena ese día, y a pesar de que para la dirección fue “un fracaso” los trabajadores consiguieron parar todo un canal. Un fracaso no fue, desde luego.

Telemadrid en negro

Curri Valenzuela salió muy favorecida el día de la huelga.

A pesar de que la convocatoria fue un éxito (prueba de ello es que no se emitió en 24 horas) los presentadores salieron con más bilis que nunca. Curri Valenzuela equiparó  en su programa a los trabajadores, que simplemente pararon, con los camioneros piqueteros, y dijo que la convocatoria era política minimizando sus reivindicaciones. Por supuesto, pasó por alto la reivindicación esencial: la libertad de trabajo de la que los trabajadores carecen desde hace 5 años, en parte por las injerencias políticas de Esperanza Aguirre. Una liberal excepto para cosas como esta, donde mete mano a más no poder. Y se nota.

Tras reanudar su programación a las 12 del mediodía, cualquier persona habría comprendido en seguida por qué pararon los 3 principales sindicatos en el día de ayer. Tras una emisión de prueba para recuperar el ritmo con un documental de relleno, apareció el debate ‘Alto y Claro’ en el que su presentadora victimizó a la cadena y a sus jefes, poniendo a los trabajadores directamente de chantajistas al igual que los contertulios. Esta vez no tenía a Calleja al lado para sacarle los colores. No lo habían “vuelto a llamar”. En su lugar estaba una Consejera de la Comunidad de Madrid, que estaba recibiendo un maravilloso masaje.

Esta tendencia continuó en los Telenoticias de la cadena, donde el presentador se afanó en abanderar la recuperación de la señal como la “recuperación del derecho a la información” (ay que me rio) y al desprecio a los sindicatos y trabajadores, menospreciando las razones de la huelga (sin mencionar una vez más la de la falta de libertad para trabajar, característica esencial) y remitiéndose a un comunicado oficial. Bustos parlantes.

Es totalmente cínico vender una reivindicación laboral como “perjuicio a los usuarios”, cuando no es más que el parón de una cadena de tele, dentro de una amplia oferta informativa sobre Madrid. Por mucho que se empeñen Telemadrid no es un servicio esencial dentro de unas reivindicaciones. De hecho, si hubo un parón de 23 horas fue porque otros tribunales como el TSJM le dieron la razón a los demandantes Los debates de Buruaga o Curri no son servicios esenciales.

Además está el tema de que pudiera resultar algo perjudicial para el espectador, cuando no lo es. Un perjuicio es que seas diabético y no tengas insulina porque los farmacéuticos se hayan puesto en huelga. ¿Pero que perjuicio hay con este pequeño apagón? ¿Perder información regional? No creo, porque son reportajes institucionales dignos del Pravda, y existen cientos de medios locales de todas las tendencias, desde Localia hasta Onda6. ¿Profesionales expertos? No creo, Alipio Gutierrez e Inmaculada Galván han sido los últimos en salir pitando de ahí. Ya nadie quiere trabajar en Telemadrid, salvo periodistas bastante partidistas como Hermann Tertsch (deberían ver el nuevo “Diario de la Noche”, hace de Dragó un gran profesional).

La conclusión a todo esto es muy sencilla: si alguien dudaba de que los trabajadores de Telemadrid tenían razón en sus reivindicaciones por volver a recuperar unas cuotas de libertad y dignidad en su profesión, debería despejárselas viendo el Telenoticias del día 25 de Junio. Dicho informativo es uno de los claros ejemplos de lo que un buen periodista NO debería hacer.

Recomendado: Televisión en Negro, de Javier Pérez de Albéniz